La mamá lactante debe mantener una dieta saludable que le brinde la energía necesaria para cumplir con las exigencias diarias que supone cuidar a tu hijo.

La energía, las proteínas y todos los nutrientes de la leche provienen tanto de la dieta como de las propias reservas maternas. Las mujeres que no obtienen suficientes nutrientes a través de su alimentación pueden estar en riesgo de deficiencia de algunos minerales y vitaminas que cumplen funciones importantes.

Alimentación variada

  • Por lo menos 5 porciones de frutas y vegetales frescos a diario;
  • Proteína como pollo, pescado bien cocido, huevos. El pescado debe ser consumido por lo menos 3 veces por semana y debe ser fresco como sardinas, atún, trucha, salmón;
  • Consumir carbohidratos como arroz, pasta, cereal, tostadas pan o papa en porciones moderadas;
  • Los carbohidratos de preferencia deben ser integrales para aumentar el consumo de fibra, además de consumir granos;
  • 3 raciones de lácteos al día como 1 vaso de leche descremada o semi descremada, 1 rebanada de queso blanco y 1 yogur natural.

El bebé percibe en la leche los gustos de los alimentos que la madre ingiere. Esto permitirá  que los acepte con mayor facilidad cuando incorpore a su dieta productos sólidos.

 Suprime el alcohol y el tabaco

Los médicos aconsejas que la mujer lactante no debería tomar más de una copa de vino después de las tomas. En el caso de los cigarrillos, además del conocido perjuicio que el humo causaría sobre el bebé, la nicotina pasa a la leche, lo que puede suponer al pequeño problemas para dormir.

 Bebe mucha agua

La madre en período de lactancia, necesita tomar líquidos para mantenerse hidratada de modo que pueda mantener la cantidad suficiente de leche, por esto es importante que consuma agua, leche o jugos cada vez que sienta sed.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here